Los agricultores europeos y sus cooperativas lanzan una dura advertencia sobre el comercio

Ante los recortes en el marco de la futura política agrícola común (PAC) y la incertidumbre en cuanto al comercio y el brexit, los agricultores europeos y sus cooperativas se han unido hoy en Bruselas para instar a la UE a que limite lo más posible su grave impacto y para hacer un llamamiento a favor de una mayor coherencia entre las políticas.

Hablando en Bruselas después de una reunión con 66 Presidentes de organizaciones agrícolas y cooperativas de toda la UE, el Presidente del Copa, Joachim Rukwied, ha advirtido de que «Estamos desilusionados por la propuesta de la Comisión Europea sobre la futura PAC. Es inaceptable que se exija cada vez más a los agricultores en términos de cumplimiento de requisitos muy estrictos en materia de seguridad alimentaria, bienestar animal y medio ambiente por cada vez menos dinero. Otra causa de inquietud es que se está erosionando día tras día la caja de instrumentos tecnológicos de la que dependen los agricultores para mantener su competitividad. Estamos muy orgullosos de nuestras normas de producción. Debe haber una mayor coherencia entre las políticas para garantizar su mantenimiento».

«No podemos aceptar que se debiliten nuestras normas en las negociaciones comerciales con el bloque latinoamericano Mercosur o que se penalice a nuestros agricultores por su cumplimiento, sometiéndolos a una competencia desleal. Deben limitarse las concesiones comerciales en nuestros sectores más sensibles, en concreto, las importaciones a la UE de carne de vacuno, azúcar, carne de ave, etanol, arroz y zumo de naranja así como cualquier desequilibrio en las negociaciones sobre el capítulo agroalimentario. Instamos a los Estados miembros y a los eurodiputados a apoyar nuestros puntos de vista para reactivar el crecimiento y el empleo en la Europa rural», ha añadido Rukwied.

Por su parte Thomas Magnusson, Presidente de la Cogeca, ha señalado que lamenta la decisión de EE.UU. de imponer aranceles de importación punitivos a las aceitunas de mesa de España, por considerar que se trata sencillamente de una medida proteccionista. «Estoy totalmente en desacuerdo con las decisiones publicadas el 12 de junio sobre los derechos antidumping y los derechos compensatorios. Contamos con la Comisión Europea para que continúe su trabajo contra estas medidas injustificadas», ha destacado.

El Presidente Magnusson ha concluido que “la comunidad agrícola apoya el desarrollo de un sector agrícola que esté basado en explotaciones familiares y que permita a las zonas rurales prosperar. Va en interés de todos el que desarrollemos relaciones comerciales buenas y equilibradas entre la comunidad agrícola en la UE y en otras partes del mundo. El posible abuso de los acuerdos de libre comercio por nuestros socios comerciales podría socavar gravemente la credibilidad de estos acuerdos. Cada acuerdo de libre comercio debería defender nuestras normas y garantizar la protección de nuestros sectores sensibles de una competencia desleal sin crear lagunas».